FORGOT YOUR DETAILS?

6 Reglas británicas de cortesía que se debería aplicar

by / Jueves, 04 Enero 2018 / Published in Coaching
6 reglas británicas

La antropóloga Kate Fox es auténtica inglesa. En su libro “Observando a los ingleses. Reglas ocultas de la conducta” describió la sociedad británica por dentro.
Tal vez debamos aprender algo de ellos también.
La regla de las disculpas
En cualquier tipo de contacto accidental, los ingleses dicen “perdón” incluso si no fueron ellos quienes provocaron el choque. Esto no quiere decir que se sientan culpables de la situación. Sus disculpas son una costumbre fomentada en la infancia.
Los ingleses siempre pedirán disculpas por cualquier molestia: ”Disculpe, ¿este asiento está libre?“, ”Disculpe, creo que se sentó sobre mi abrigo”. Y por eso tienen la reputación de la nación más cortés del mundo.
La regla de la fila
Cualquier fila inglesa está conformada por personas bien formadas que guardan distancia entre sí. Si alguien se quiere meter sin fila, los ingleses no le dirán nada, solo levantarán las cejas de forma muy elocuente o estremecerán los hombros. “No hacer drama” es una de las reglas fundamentales. De por sí la persona se acaba de humillar a sí misma: sí, se ahorró unos minutos, pero ¿no habrá perdido su dignidad en eso?
La regla de la sencillez
Los ingleses toman sus logros con una ironía ligera. Sus diplomas, por lo general, cuelgan en alguna pared del baño, y desde la infancia les enseñan a “no ser tan serios” con ellos mismos. Una persona engreída que adora hablar de sus logros y méritos puede provocar burlas.
Los británicos no cansarán a nadie con su conversación. En vez de intentar interesar a otra persona de sus logros, esperarán a que ella muestre curiosidad por sí sola.
La regla de la humildad
Los ingleses no son menos ambiciosos que las personas de otros países pero creen que presumir y mostrar sus ambiciones da vergüenza. No se acostumbra demostrar su estatus: ni ropa, ni la marca de auto, no deben indicar que eres superior que los demás.
La regla de privacidad
Los ingleses respetan el derecho a la privacidad. “No nos metemos en los asuntos ajenos”, dicen ellos. Así que es mejor no hacerle preguntas a un inglés sobre su trabajo, estatus familiar y cantidad de hijos si no es que empieza la conversación él mismo; hablar de dinero y el nivel del sueldo es casi una falta de respeto.
La regla de conversar sobre el clima
¿De qué se puede hablar, entonces? Los ingleses dominaron a la perfección el arte del “small talk”, conversaciones cortas sobre temas neutrales. Estas charlas no son una tontería formal sino una manera de demostrar buena actitud hacia tu interlocutor. No necesariamente debes guardar un silencio fúnebre al tomar el elevador con tu vecino. ¿Por qué no intercambiar un par de palabras sobre el clima, por ejemplo?
A pesar de que los ingleses son humildes, les hacen muchos cumplidos a sus interlocutores. No para caer bien, sino para ser corteses. Es una auténtica cortesía inglesa.

Fuente: Genial.guru

Agregue un comentario

TOP