FORGOT YOUR DETAILS?

Amistades tóxicas

by / Jueves, 08 Septiembre 2016 / Published in Coaching
Como alejarseAmistades toxicas

Cuando una relación empieza a ser tóxica pierde parte de su carácter amistoso. Las amistades tóxicas pueden deberse a varios motivos: envidia, egoísmo, dependencia emocional, falta de empatía.
1.-Lo primero que tienes que hacer es encontrar la motivación para abandonar esa amistad. ¿Cómo te sientes cuando pasas tiempo con esa persona?, ¿hay buena comunicación cuando os reunís en celebraciones?, ¿te hace sentir bien, te recarga las pilas, te potencia, te anima, u ocurre todo lo contrario?
2.-Cuidado con los tóxicos pasivos. Son esos tipos acostumbrados a la queja, a la crítica, los que siempre echan balones fuera y no se responsabilizan de nada. Los temas de conversación con ellos son negativos y siempre terminas con una versión subjetiva y catastrófica del mundo que no se corresponde con lo que es. Si este tipo de personas es un amigo de verdad, ponle límites a sus temas de conversación.
No permitas que critique a otros delante de ti. Dile que no deseas ser partícipe de esa práctica típica de quien no tiene vida propia pero sí vive la vida de los demás. No alimentes sus comentarios sobre un futuro desolador. No le digas que piense en positivo, ni le argumentes para que vea el lado maravilloso que sí tiene la vida. Simplemente ignora. La mayoría de veces saben que existe un lado maravilloso, pero llama más la atención hablar de lo desgraciado que es uno.
Si se trata de un compañero de trabajo, abandona el lugar educadamente cuando empiece con sus temas tóxicos. Ve por un café, ve al lavabo o di que tienes que seguir trabajando.
3.-Existen otro tipo de amigos tóxicos más peligrosos. No son pasivos, tienen mala idea. Les molesta tu éxito, tu paz interior, tu familia, tu carisma, algo en lo que estimen que les superas. Realmente no deberían estar clasificados en la categoría amigos…pero llevas tanto tiempo de relación con ellos, que nunca te has planteado que dejen de serlo. En estos casos:  Recuerda, una persona que te falta el respeto, no merece ni tu amistad ni tu atención.
Pide que cambien la dinámica: que te hable de otra manera, que no te haga según comentarios o que no te menosprecie. Si tú no te haces respetar, tampoco te respetarán a ti.
Si aun así tu amigo siguiera en una dinámica de menosprecio, dile que no te interesa un tipo de amistad en el que tú siempre terminas sintiéndote mal. No des más explicaciones ni te justifiques más.
4.-Otro tipo de relaciones tóxicas son aquellas de las que dependes emocionalmente, a las que tienes miedo fallar y con las que te comportas de una manera que no eres tú. Plantéate qué pasaría si fueras tú mismo, si pudieras expresar tus ideas, tus aficiones, tus gustos sin miedo. ¿Te criticarían, te dejarían de lado, no serías uno de ellos? El precio que tienes que pagar en estos casos es muy elevado. Dejar de ser tú para ser lo que otros desean tiene un coste emocional altísimo y termina minando la autoestima. Di no sin miedo a perderlo. Hay personas que tienes miedo a perder si les fallas o si no les haces un favor.
Tus valores son importantísimos, no los traiciones. Con tal de no defraudar puede que termines saltándote tu filosofía y tu modo de actuar. Estas concesiones suelen tener un coste emocional y de culpa muy elevado. Es preferible perder un amigo que tus valores.
5.-Por último, huye del poco solidario y del egoísta. Tienen malos sentimientos y te harán sentir mal. Vete alejándote poco a poco. No cojas a veces el teléfono, no respondas a todos sus mensajes, no te apuntes a los planes, no te ofrezcas a solucionar sus problemas.

Fuente: Otras maneras de vivir -Diario elmundo.es-Texto: Patricia Ramírez

 

 

Agregue un comentario

TOP