FORGOT YOUR DETAILS?

Cómo actuar para que te tengan en cuenta

by / Martes, 30 Agosto 2016 / Published in Coaching
Como actuar

Muchas personas sienten que pasan por la vida sin pena ni gloria, casi de un modo invisible. Las hay a las que no les gusta llamar la atención, estar en un segundo plano y son felices sin ser titulares. Pero a muchas otras les gustaría tener más presencia en sus relaciones sociales y en el trabajo y no saben cómo. Aquí te dejamos unas píldoras que podrán ayudarte a tener más protagonismo.

CREE EN TU MENSAJE Y EXPRESA TU OPINIÓN. Tú conoces tu mensaje, por ello muchas veces lo ves como poco creativo o atractivo para los demás. Tú conoces tus ideas, pero los demás no. Y lo que para ti puede parecer algo fácil y obvio, puede que para otros sea el gran descubrimiento. No se trata de decir todo lo que se nos cruce por la mente, pero no te las reserves pensando que no tienen valor. Lo tienen y si no lo tuvieran, tampoco pierdes nada por expresarlas. Cuando te expreses, trata de no interrumpir, sino de pedir la palabra. En medio de una interrupción, cuando todo el mundo quiere participar, es difícil que te escuchen. Es preferible que generes un ambiente en el que haya silencio para generar expectación. Puedes pedir la palabra, levantar la mano o pedir un momento de atención.
VÍSTETE DE FORMA ADECUADA. Para que te tengan en cuenta primero hay que verte. No se trata de ir despampanante, porque realmente quien tiene que aportar algo de valor eres tú y no tu envoltorio. Pero no puedes pasar desapercibido. La primera imagen que nos creamos de una persona se forma en los primeros segundos y luego es muy difícil cambiarla. La imagen genera prejuicios sobre la inteligencia, el estatus, el grado de rebeldía, las intenciones de la persona, la accesibilidad, su simpatía, sus ideas religiosas e incluso su orientación sexual. Busca una imagen que genere presencia y respeto, que tenga coherencia con lo que ofreces. Si ofreces profesionalidad y credibilidad, debes vestirte como un profesional creíble.
SONRÍE. La sonrisa es una puerta que invita a relacionarse con las personas. Es la imagen de quien se encuentra a gusto y relajado. Solemos acercarnos a las personas que nos hacen el momento fácil y esas son las personas que sonríen.
MANTÉN EL CONTACTO OCULAR. Tendemos a interpretar que las personas que no mantienen el contacto ocular cuando hablan con nosotros son personas que no nos atienden, que pasan de nosotros, que nos engañan o que no se sienten seguros. Ninguna de las interpretaciones va en beneficio de la credibilidad. Y necesitas ser creíble para que te tengan en cuenta. Trata de mirar a la persona con la que interactúas a los ojos, pero no de una forma fija e insistente porque puede resultar agresivo.
ELEVA EL VOLUMEN DE TU VOZ. Existe un volumen de voz incómodo y agresivo y otro volumen imperceptible, al que asociamos a la timidez, la vergüenza y la falta de credibilidad. Entre uno y otro está el volumen conversacional que es aquel con el que nos expresamos cuando estamos relajados y que permite que el mensaje llegue al receptor.
SIÉNTATE DE FORMA ERGUIDA Y CAMINA DERECHO. La imagen que proyectas con tu comunicación no verbal da mucha información sobre ti: informa sobre tu seguridad y confianza. Una persona que quiere ser tenida en cuenta podría adoptar una postura recta, con la cabeza levantada y no gacha, sacando un poco de pecho, pero no de forma arrogante, caminar con paso firme, mostrar cercanía incorporándose hacia la persona que habla, orientándose hacia el grupo y no adoptando posturas que signifiquen una barrera, como cruzar los brazos delante del pecho escondiendo los dedos de las manos.
HABLA DESPACIO Y CON PAUSAS. El habla atropellada es propia de quien está muy entusiasmando o tiene ansiedad. La ansiedad puede estar relacionada con la inseguridad y con la duda, y ello hará que pierdas credibilidad. La persona segura se expresa de forma pausada.

Fuente: Otras Maneras de vivir-Diario el mundo.es. Texto: Patricia Ramírez

 

Agregue un comentario

TOP