FORGOT YOUR DETAILS?

¿Cómo ser una mujer optimista?

by / Lunes, 11 Febrero 2019 / Published in Coaching
Como ser Mujer optimista

Pautas para transformar tu mente

Tener una buena actitud ante la vida contribuye a tu salud mental.
Ser positivos nos hace más flexibles ante la adversidad, porque nos permite ver siempre las soluciones, en lugar de enfocarnos en los problemas.
Todas tenemos problemas o preocupaciones. El rendimiento del hijo en la escuela, la falta de un tiempo a solas con la pareja, un familiar enfermo, una amiga que sufre, la ansiedad por pagar las cuentas. ¿Qué puede ayudarte a atravesar mejor estas dificultades? El optimismo. Hacernos cargo de lo que nos sucede y cuestionarnos qué podemos hacer para mejorar o cambiar una situación específica.
Una investigación de la Clínica Mayo de Nueva York en la que participaron 839 personas concluyó que los optimistas viven alrededor de 19% más que los pesimistas. Este estudio, de 30 años de duración, sostenía que la salud no depende solo de cuestiones físicas, sino también de la actitud con la que las personas enfrentan la vida.
Ser positivos nos hace más flexibles ante la adversidad, porque nos permite ver siempre las soluciones, en lugar de enfocarnos en los problemas. También nos ayuda a vivir el presente, a mejorar la autoestima y, por ende, las habilidades sociales, porque tendremos mayor confianza en nosotras mismas.
¿Cómo adoptar esta nueva actitud? La psicoterapeuta Claudia Gonzáles Vigil aconseja hacer una lista de las cosas que te hagan sentir bien. Por ejemplo, viajar, inscribirte como voluntaria en alguna causa social de tu interés o adquirir un nuevo conocimiento que no tenga que ver con tu trabajo (idiomas inusuales, artes que siempre quisiste explorar).
La especialista también recomienda anotar y tener a la mano otra lista de pensamientos racionales que te sirvan para cuando no estés en tus mejores días. Por ejemplo, “es difícil pero no imposible”, “las cosas no siempre van a ser como yo quiero pero lo puedo soportar”, “no es el fin del mundo, peor sería…”, “hay cosas que están fuera de mi control”.
PASO A PASO
Fiorella Fuentes, coach en yoga y meditación, organiza retiros en el Perú y brinda consejería espiritual con el fin de lograr esa tan ansiada paz, uniendo lo físico y lo emocional. Su experiencia le ha permitido construir una lista de ejercicios que puedes practicar a diario para obtener una actitud más positiva ante la vida. Fiorella nos comparte algunos con los que ha tenido buenos resultados. Toma nota.
1. Háblate frente al espejo
“Cuando necesito fuerza en mi vida o me siento un poco débil, empiezo a repetirme cada día ‘soy una mujer fuerte, valiosa, suficiente y me amo’. Son mis frases semilla, lo que algunos llaman mantra. Decirme estas cosas se impregna en mi inconsciente”, cuenta.
No te sentirás cómoda al principio. Pero la clave está en la repetición. Aplicar esta mentalidad a tu vida te convertirá en una persona abierta y con más oportunidad de ver las cosas por el lado positivo.
2. Agradece lo bueno y lo malo
Encuentra una ventaja en todas tus experiencias, sean positivas o negativas. Por ejemplo, si de pronto te quedas sin trabajo, enfócate en las oportunidades que ese evento te dará. Puedes escribir una lista con las 10 cosas por las que agradeces de estar desempleada. Por más descabellado que parezca, los beneficios empezarán a asomar.
Si eres capaz de ver lo bueno en una situación tan difícil, podrás obtener una lección de todo ello. Un divorcio, por ejemplo, enseña a perdonar, a conocer tu propia fortaleza y a revalorar a los amigos. Siempre pregúntate cómo puedes darle la vuelta a algo que te aflija o moleste.
3. Muévete
Lleva una vida activa. Practicar algún deporte es muy importante para ver la vida con buenos ojos. ¿Por qué? El ejercicio físico libera las llamadas hormonas de la felicidad: endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina. Componentes que definen nuestro estado mental.
4. Respira
La coach recomienda inhalar por 6 segundos y exhalar por la misma cantidad de tiempo por la nariz. Hacer esto provoca que el sistema parasimpático (encargado de la relajación) se balancee. Este equilibrio brinda calma al cuerpo y la mente. Por ende, atrae pensamientos positivos a ella, sin ansiedad ni miedos.
Otra técnica de respiración es inhalar inflando el diafragma y luego exhalar por la boca muy despacio, como si estuvieras soplando una vela. Esto es como un masaje o muestra de cariño a tu sistema nervioso.

Fuente: Diario El Comercio

Agregue un comentario

TOP