FORGOT YOUR DETAILS?

Conformidad e inconformismo, el lugar que ocupa el cambio en tu vida

by / Martes, 26 Enero 2016 / Published in Coaching
Conformidad e incon

Hace tiempo que tengo estas palabras en mi cabeza: conformismo –  inconformismo.
Según definiciones:
Conformidad es el grado hasta el cual los miembros de un grupo social cambiarán su comportamiento, opiniones y actitudes para encajar con las opiniones del grupo. En Psicología de los Grupos el concepto conformidad se define como: el proceso de influencia social por el que una persona modifica sus sentimientos, opiniones y conductas en dirección a la posición mantenida por el grupo mayoritario, como resultado de la presión física o simbólica ejercida por un líder del grupo o por el propio grupo. El término Conformidad es un fenómeno correspondiente a la influencia de los grupos.
Inconformismo: actitud hostil ante el orden establecido.
Y pienso en que no solo son palabras, son los que rigen nuestras acciones, manera de pensar y actuar. Cuantas veces tenemos miedo a un cambio porque no sabemos que nos deparará el futuro… el futuro es oscuro, azaroso e incierto. Tanto el futuro como cualquier situación nueva, activa nuestros sentidos, los pone alerta y nos hace poner marcha atrás o “punto muerto”. Nos hace dudar, nos hace quedar inmóviles. A quien no le ha pasado? No sé a mí, sí me paso y me pasa.
Pero una vez en que estamos parados en ese punto, en esa encrucijada en la que debemos decidir a la derecha (nos quedamos como estamos) o a la izquierda (tomamos una nueva iniciativa), tratamos de interiorizar la decisión y tratamos de hacer lo mejor que podemos.
Muchas veces decidí quedarme dónde estoy, muchas otras decidí tomar el riesgo y aventurarme. Todo depende de algo… ¿¿Qué tan conforme o inconforme me siento acerca de alguna situación en particular??
Les paso a detallar un poco de ejemplos personales:
Cuando tuve fobias, eso me imposibilitaba bastante ya que no podía salir a dónde quería porque me sentía tan mal que me tenía que volver. De un día para el otro no tomé el paso de cambiar y dejar de sufrirla, sino fueron varios años de terapia, paciencia y mucho conocimiento de mi misma. Pero yo muchas veces tuve que decidir, y por mis miedos o por temor a lo que me pasara en la calle… volvía hacia atrás. Pero llegó un momento en que no aguanté más, me empecé a conocer, empecé a conocer porque es que las sufría y salí… salí adelante.
-Cuando tuve que cambiar de trabajo. Recuerdo que estaba trabajando en la Municipalidad y me encantaba ese trabajo, me llevaba muy bien con mis compañeros, y cuando no tenía mucha gente que atender, nos la pasábamos riendo. Era mi trabajo ideal, aún así tenía una parte negativa, tenía que ir a toda manifestación política o acto político obligada porque me habían ofrecido ese empleo. Aguanté, aguanté y cuando llegué al punto de no querer más, me fuí. Quise que mi trabajo me lo dieran porque lo merecía, no porque ocupara un lugar político.

Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com

 

Agregue un comentario

TOP