FORGOT YOUR DETAILS?

El secreto de la felicidad? Apagar el móvil a las 10 de la noche

by / Lunes, 02 Julio 2018 / Published in Coaching
EL secreto de la felicidad

Los especialistas constatan la relación entre problemas del sueño y depresión

Salud: Un estudio demuestra las ventajas de estar desconectados antes de irse a la cama. Nadie tiene el secreto de la felicidad, pero un nuevo estudio se arriesga a decir que apagar el móvil a las diez de la noche y estar desconectado durante un buen rato antes de irse a la cama es un factor que beneficia a la salud y, por tanto, al estado de ánimo de cualquier persona. El informe, realizado en la Universidad de Glasgow y considerado el más amplio realizado hasta la fecha sobre este tema, considera que la falta de sueño está asociada a la depresión y a la tristeza. Y que un factor clave que fomenta los malos hábitos de descanso es utilizar de forma excesiva las nuevas tecnologías a la hora de irnos a dormir. Una de las conclusiones del estudio es que la gente que se va a la cama con el móvil y lo utiliza durante la noche mirando las redes sociales o contestando emails del trabajo es más propensa a sufrir insomnio, desórdenes bipolares y ataques neuróticos. En consecuencia, estas personas se consideran así mismas más infelices y más solitarias que el resto. “El día es para la actividad y la noche para descansar”, dice el estudio, que ha analizado el comportamiento de 90.000 personas de mediana edad, viendo sus hábitos de actividad diurna y nocturna. En Reino Unido, un país donde muchos supermercados abren 24 horas al día y donde no se da demasiada importancia a descansar bien, se calcula que uno de cada tres británicos tiene problemas de insomnio. Se trata de una verdadera plaga nacional a la que, sin embargo, pocos hacen caso. El hecho de que personalidades del mundo de la empresa y los medios hayan hecho público sus problemas derivados de no dormir bien ha puesto el debate sobre la mesa. Insomnio, problema nacional El primer caso de gran impacto fue el de Antonio Horta-Osório, consejero delegado de Lloyds y exdirectivo de Santander, que pasó por una situación crítica derivada de no dormir durante varios días seguidos por culpa del estrés. Tras ser ingresado en el hospital Priory -un centro donde los famosos van a ser tratados de adicciones- y estar de baja más de dos meses, tuvo que cambiar de estilo de vida. Como él ha contado en varias ocasiones, una de las decisiones más drásticas que se vio obligado a tomar para superar su problema de insomnio fue no chequear el correo electrónico a partir de las siete de la tarde. Otro caso que ha saltado a la luz en los últimos días es el de Tom Bradley, un famoso periodista de la cadena de televisión ITV, que ha reconocido que ha tenido que dejar temporalmente su trabajo por un problema grave de insomnio. El especialista en sueño Neil Stanley aseguraba a la prensa británica que la gente no se toma en serio lo importante que es dormir bien. “Parece que muchos se han acostumbrado a pensar que ir a rastras por la vida es la forma correcta de funcionar”, explicaba. No solo nuestro humor es peor tras una mala noche -lo saben bien los padres con bebés que no les dejan dormir más de tres o cuatro horas seguidas-. También nuestro aspecto se deteriora y nuestra rapidez a la hora de pensar. Varios estudios indican que hay una clara conexión entre dormir mal y comer más, en especial productos con azúcar y con mucha grasa. La habitación y cómo esté diseñada juega un papel importante. Debe quedar a oscuras y ser silenciosa, fresca y cómoda, dice Stanley: “Vas a pasar aquí más tiempo que en ningún otro lugar, así que merece la pena invertir bien, en especial en el colchón”. Conocer que los británicos gastan de media 100 libras (113 euros) en el colchón de su cama da una idea de la poca relevancia que se le da a poner todos los medios para asegurarse un buen descanso. Todas las luces deben ser apagadas, y esto incluye los dispositivos electrónicos, que se iluminan cada vez que reciben un mensaje o alerta. Una de las razones que explican la mala influencia de los móviles por la noche es que las luces azuladas anulan la hormona que facilita el sueño, la melatonina. Una vez que se está a oscuras y relajado, el cuerpo empieza a desprender melatonina, pero el proceso se para si hay luz.
Medidas: Algunas empresas han tomado cartas en el asunto. En Volkswagen, por ejemplo, no se pueden recibir emails a partir de una hora después de dejar el puesto de trabajo, o media hora antes de empezar a trabajar. En Lloyds, buena parte de la plantilla está inmersa en un programa que les enseña a dormir y alimentarse correctamente. En cualquier caso, y para evitar tentaciones, lo que recomiendan todos los expertos es dejar el móvil fuera de la habitación a la hora de irse a la cama, a poder ser, apagado.

Fuente: www.expansion.com AMPARO POLO LONDRES

Agregue un comentario

TOP