FORGOT YOUR DETAILS?

Tu paz interior comenzará el día que no permitas que te manejen

by / Miércoles, 23 Noviembre 2016 / Published in Coaching
tu-paz-interior

Nuestra paz interior comienza en el mismo día en el que no permitimos que nos manejen. Es ahí cuando nuestras emociones no pueden ser manipuladas en base a creencias insanas y exigencias ajenas.
Esa sensación de paz es el fiel reflejo de que hemos tomado una decisión correcta. Ese es el signo más evidente, gracias al cual tendremos la garantía de mantener un equilibrio mental y físico.
Cuando vivimos sometidos a lo que otros esperan o buscan en nosotros, estamos priorizando las opciones de los demás y no escuchando lo que verdaderamente nosotros necesitamos.
Por eso es esencial que nosotros tomemos nuestras propias decisiones, pues solo ese salto al vacío puede llenarnos de paz y generar grandes dosis de valentía, responsabilidad y bienestar emocional.
“He de tener serenidad para aceptar las cosas que yo no puedo cambiar, valentía y entusiasmo para poder cambiar las que sí puedo, y la sabiduría necesaria para distinguir entre lo que puedo y lo que no puedo cambiar”. -Reinhold Niebuhr-
Sé selectivo en tus batallas, pues a veces tener paz es mejor que tener la razón. Porque tu paz interior no es negociable y de únicamente depende de ti y de que seas fiel a tu alter ego, el mismo que se desvela cuando te planteas si acceder o no a las exigencias ajenas.
Así, aunque a la hora de decir ¡Basta!, debemos hacer caso a nuestro corazón, una vez tomada la decisión de deshacernos de la presión de las personas que quieren manejarnos, toca hacernos responsables y volver a coger el timón que nos guía a derribar los miedos. Para ello debemos tener en cuenta lo siguiente:
No es fácil lidiar con la incertidumbre.
Cada proceso de cambio lleva consigo cierto grado de malestar que tenemos que tolerar.
Es preciso que cada decisión vaya de la mano de la integridad.
Es necesario saber que al abrir una puerta pueden mostrarse diferentes caminos que manifiesten la necesidad de caminar por más y más senderos en la búsqueda de nuestra paz interior.
Dejar atrás a las personas que nos hacen mal siempre resultará positivo. Sin embargo, se plantea ante nosotros otra cuestión: tomar distancia física y emocional. A veces solo la primera, que a priori podría parecer suficiente, no es posible. Por ello debemos realizar un gran trabajo interior.

Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com

Agregue un comentario

TOP