FORGOT YOUR DETAILS?

No seas vista como “la rival” en la oficina

by / Miércoles, 27 Mayo 2015 / Published in Coaching
No seas vista

Da una impresión agradable en el trabajo y relaciónate con tus compañeros para evitar algún tipo de enfrentamiento con ellos.
Tener buenas relaciones con tus compañeros de trabajo es fundamental para que el ambiente laboral sea bueno y para que los niveles de estrés no se disparen durante tu estancia en la oficina. Algunas personas son percibidas como “los rivales” no necesariamente por cuestiones laborales sino porque no llegan a conectarse bien con los que los rodean.
Evita que esto te ocurra con estas sugerencias:
No te aísles: Sabemos que hay personas a las que les cuesta hacer nuevos amigos, especialmente si son los nuevos en una oficina. Pero no debes dejar que tus nervios o temores a no encajar te detengan y esfuérzate por conversar con las personas o almorzar juntos a la hora del refrigerio. Entre más sociable seas las personas te estimarán y tendrás menos problemas.
Haz oídos sordos a los malos comentarios: Nadie está libre de ser el centro de los chismes o “rajes” en el trabajo. Si te enteras de algo, es mejor no hacer caso y seguir haciendo tu trabajo pues, si respondes, podrías terminar siendo vista como la mala de la película y ganándote algunos enemigos por tu actitud.
Imponte con tu estilo: Tener un look adecuado para la ocasión no solo te hará lucir bien físicamente sino que darás la impresión de que nada te intimida. Verte bien aumentará la confianza en ti misma y te hará sentir capaz de manejar cualquier situación que se te presente en el momento.
Aprende a observar: Hay un dicho muy famoso que recomienda tener cerca a tus amigos y más aún a tus enemigos. Si sabes que hay una persona que está buscando que “pises el palito” y todo te salga mal, permanece atenta a las cosas que hace y piensa dos veces antes de actuar para que no cometas esos errores que ella espera.
Se siempre amable: La mejor manera de ser vista como una rivalidad para los demás es siendo siempre educada y agradable con todos desde un principio. No dejes que los problemas en casa hagan que tu humor en la oficina se vea afectado ni vayas con mala cara todo el día caminando por la oficina. Presta tu ayuda al que lo necesita y no olvides sonreír.

Fuente: Viu- El Comercio

 

 

 

Agregue un comentario

TOP