FORGOT YOUR DETAILS?

¿Por qué el manejo agresivo?

by / Lunes, 07 Septiembre 2015 / Published in Coaching

La mayoría de personas conduce agresivamente de vez en cuando y muchos conductores desconocen incluso cuando lo hacen.
Un comportamiento de manejo se considera agresivo si es deliberado, cuando es probable que aumente el riesgo de colisión y está motivado por la impaciencia, frustración, hostilidad o un intento de ahorrar tiempo.
Las causas de esta forma de conducir se explican  con las teorías biológicas, que consideran este comportamiento innato, aunque ciertas respuestas específicas pueden modificarse por la experiencia.
La teoría psicoanalítica afirma que situaciones frustrantes que impidan una conducta intencionada, actuarán  como un catalizador para el comportamiento agresivo.
Los enfoques de aprendizaje social sostienen  que la agresión es una respuesta aprendida a través de la observación o imitación.
Muchos factores psicológicos están en juego en la conducción agresiva. Se cree que los seres humanos son naturalmente propensos a la territorialidad y la tendencia de ver su vehículo como una extensión de su dominio personal. Cuando uno se siente amenazado por otros vehículos, responde agresivamente obedeciendo a un instinto de autoprotección.
Muchas personas no son plenamente conscientes de los pensamientos negativos que en segundos se desencadenan.
Recursos internos
Quienes tienden a usar su vehículo como herramienta para descargar su rabia suelen ser personas con pocos recursos internos para controlar sus impulsos, evidenciando falta de control en el manejo de la agresión y del estrés, con poca tolerancia a la frustración.
La personalidad tipo A (que aparece en los años 50) parece describir a este tipo de conductores: se trata de sujetos impacientes, muy competitivos, ambiciosos, agresivos y que les cuesta mucho relajarse.
Algo más: ¿Qué puedo hacer yo como conductor? En primer lugar reconoce tu propio comportamiento de manejo agresivo y trata de corregirlo. Asegúrate de conducir de tal manera que no alteres a los demás. Evita hacerlo cuando te sientas enojado o estresado. Intenta ser más tolerante con otros conductores y evita que el claxon se convierta  en una extensión de tu ira.
No asumas el manejo indisciplinado de otros como deliberadamente dirigido a ti, déjalos pasar  sin hacer contacto visual. Planifica con anticipación y date suficiente tiempo para tu viaje; y no mires el reloj constantemente porque puedes estresarte más.

Fuente: Marietta Péndola – Mi Hogar- Diario El Comercio

 

Tags: Impaciencia,  Frustración, Hostilidad, Estrés, Tráfico, Manejo agresivo, Coaching,

Agregue un comentario

TOP