FORGOT YOUR DETAILS?

Sobre el tiempo y la sabiduría

by / Lunes, 24 Octubre 2016 / Published in Coaching

La historia de dos ranas

Existen ciertos momentos en que la paciencia -por más difícil que sea- es la única manera de soportar determinados problemas. Este famoso relato ilustra bien la virtud de saber esperar.
Dos ranas cayeron dentro de una jarra de leche. Una era grande y fuerte, pero impaciente y, confiando en su fuerza física, luchó la noche entera, debatiéndose para escapar.
La otra era pequeña y frágil. Como sabía que no tendría energía para luchar contra su destino, resolvió entregarse. Con sus patas hizo apenas los movimientos necesarios para mantenerse en la superficie, sabiendo que tarde o temprano moriría. “Cuando no se puede hacer nada, nada se debe hacer”, pensaba ella. Y así, las dos pasaron la noche; una en la tentativa desesperada de salvarse, la otra aceptando con tranquilidad la idea de la muerte. Exhausta con el esfuerzo, la rana mayor no aguantó más y murió ahogada. La otra rana consiguió flotar toda la noche y cuando a la mañana siguiente resolvió entregarse, se dio cuenta de que los movimientos de su compañera había transformado la leche en grasa. Y todo lo que tuvo que hacer es saltar fuera de la jarra.

Fuente: Columna de Paulo Coelho. Revista Viu.

Agregue un comentario

TOP